4 tips que te ayudan a dejar de fumar

Las personas que fuman asocian el cigarro como una fuente de placer, sin embargo, un cigarro contiene más de 4000 sustancias químicas, 200 de las cuales son altamente tóxicas. 
Entonces ¿Cómo una sustancia que lejos de traer bienestar al cuerpo y afecta gravemente el sistema respiratorio, puede ser placentero?

Esto se debe a que los fumadores asocian placer con el cigarro, un ejemplo muy común es cuando creen que el cigarro los relaja. Las personas que tienen esa creencia, generalmente son ansiosas y/o respiran de manera superficial. Casualmente, cuando respiran profundamente, es en el momento que le dan el golpe al cigarro. 

Aquí te dejo 4 tips para que reemplaces el hábito de fumar.

1. Respira Diafragmáticamente

La respiración diafragmática genera sensaciones de relajación muy placenteras. Para respirar de manera diafragmática se debe inflar el abdomen, y no el tórax como muchas personas lo hacen.

Coloca una mano sobre tu pecho y la otra sobre tu abdomen. Inhala profundamente, utiliza la mano en tu abdomen para cuidar que solo el abdomen sea el que se mueve. La otra mano te ayuda a detectar que no se mueva el pecho.

Realiza este ejercicio de 2 a 3 veces al día para que te vayas acostumbrando a esta nueva manera de respirar.

2. Reemplaza el cigarro por actividades más placenteras

Para dejar de fumar de manera natural, puedes realizar actividades que remplacen el hábito de fumar. Las actividades deben generar el mismo o mayor placer que el que se buscaba con el consumo del cigarro.

Por ejemplo: hacer ejercicio, leer, jugar, practicar hobbies, socializar, cualquier otra opción que te aporte buenas dosis de placer y relajación.

3. Asocia el cigarro con eventos negativos.

Para ampliar los métodos y recursos que te ayudan a deshacerte del cigarro, puedes agregar dolor a su consumo.

Imagina eventos catastróficos que podrían suceder por el consumo del cigarro. Exagera las consecuencias e imagina hechos que te provocan mucho dolor, haz coloridas y brillantes la imágenes, hazlas lo mas vívidas que te sea posible. A estas imágenes creadas, les llamaremos “imagen de dolor”. También, trae a tu memoria una imagen en la que te dispones a fumar, a esta imagen le llamaremos “imagen con el cigarro”.

Imagina que frente a ti hay una pantalla blanca, coloca la “imagen de dolor” como si fuera una miniatura en alguna de las esquinas inferiores de la pantalla.

Sobre el resto de la pantalla coloca la “imagen con el cigarro”. En este momento se encuentra la “imagen con el cigarro” abarcando toda la pantalla y la “imagen de dolor” en una miniatura en alguna esquina inferior.

Cuenta hasta tres y con tu imaginación, invierte los lugares de ambas imágenes. La imagen pequeña se hace tan grande como el tamaño de la pantalla y la grande toma el tamaño de la miniatura (el cambio de las imágenes debe ser rápido, en menos de un segundo).

Una vez que tienes la “imagen de dolor” en tamaño grande y la “imagen con el cigarro” en pequeño, BORRA LA PANTALLA e inicia nuevamente.

Realiza este ejercicio por lo menos 5 veces más. Es importante que borres la pantalla y comiences de cero en cada ocasión.

4. Toma Terapia

El consumo del cigarro es un síntoma de desequilibrios emocionales. Las personas que solo se enfocan en el síntoma (solo dejar el cigarro) sin cambiar las asociaciones inconscientes, normalmente regresan a consumirlo o simplemente lo cambian por otro síntoma que les genere el mismo placer como el alcohol, consumo compulsivo de alimentos, pornografía, apuestas ,entre muchos otros.

Si has intentado las recomendaciones anteriores y no haz dejado el cigarro, te recomiendo que tomes terapia. En terapia quitas el problema de raíz, ya que detectas las asociaciones inconscientes específicas que tienes con el cigarro, cambias ideas inconscientes y concilias conflictos internos que te permiten mejorar tu salud y calidad de vida

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Entradas recientes
Archives